viernes, 17 de marzo de 2017

El aullido de Pepón


Otro viernes más publicamos un pequeño relato para el #retotrespalabras que en esta ocasión  nos ha mandado Ana García,  un divertido cuento visto desde los ojos de un niño, ¿Quién de vosotros no ha aullado alguna vez? Estamos muy agradecidos de la gran acogida que ha tenido este #retotrespalabras y seguro que no será la unica vez que podremos disfrutar de las letras de esta escritora. Gracias de corazón.
 Y de nuevo, volvemos a agradecer a José Antonio Manzano su colaboración con el blog ilustrando este reto. Aquí os ponemos el enlace a su blog  http://joseantoniomanzano.blogspot.com.es/  


                                                              
lobo-cuento-niño-reto

                 El aullido de Pepón
A Pepón le encantan los animales. Desde pequeño ha visitado con su familia acuarios y zoológicos. Hoy en la escuela la profesora les ha pedido que en casa dibujen en un folio a su animal favorito y escriban dónde y cómo vive ese animal.
Pepón está deseando empezar con los deberes esa tarde, por fin podrá enseñar a sus amigos lo bien que dibuja, tiene muy claro qué animal va a pintar.
Comparte cuarto con su hermano mayor, y éste lleva toda la tarde con la radio puesta escuchando música, Pepón no puede concentrarse con sus lápices y se va al salón.
En el salón empieza a hacer el dibujo de un gran lobo gris, su animal preferido, pero en ese momento el teléfono suena. Su madre empieza a gritarle a la Tía Pepa, porque su tía es sorda. Pepón tampoco puede concentrarse en el salón con esas voces. Está muy disgustado, para una vez que tiene unos deberes divertidos, su familia no le deja un ratito de paz.
Así que empieza a  aullar como si fuera un lobo avisando a la manada.
-¡Auuuuu!¡Auuuuu!¡Auuuuu!- aulla Pepón sentado en la silla.
Inmediatamente llega su padre de la cocina, su madre cuelga el teléfono y  su hermano sale de la habitación gritando que qué pasaba. Pepón continúa aullando un ratito, todos piensan que le pasa algo, y corren a ayudarle.
- ¿Qué te pasa hijo?¿qué te duele? – le pregunta su madre.
- ¿Qué le pasa al niño ahora? – pregunta su padre.
- Sólo estoy haciendo como hacen los lobos, estoy ensayando el aullido para mañana, son mis deberes – explica Pepón.
Todos empiezan a reírse, se habían asustado pensando que se habría hecho daño. Cuando por fin reina la paz, Pepón les pide un poco de silencio para acabar sus dibujos, y todos le ayudan.