martes, 29 de marzo de 2016

¡QUE NIÑO MÁS LENTO!



Cuántas veces sin pensar y sin querer hemos dicho esta frase alguna vez. Pues aquí os muestro un cuento de lo más tierno, que con imagenes y frases muy  sencillas nos enseña que no solo un niño, sino todos llevamos nuestro propio ritmo, y que no tiene por qué ser el mismo ritmo que el de los demás.
 Este cuento nos enseña la importancia de ser diferentes, y de encontrar nuestro lugar en un mundo donde corre, corre parece ser la tónica común.